Mary Jo Bang

“Estos florecimientos terrenales han arraigado / como los trenes plateados del maquinismo. / No oigo nada a ciegas en la noche salvo el sentido del movimiento. / El dolor exquisito para quien / medio se esconde en el árbol, hojas a sus pies. / Hojas caídas y sensaciones perdidas.”

domingo, 1 de mayo de 2011

Helena Nieto y su trayectoria

Con Secretos de Arena, su anterior novela, Helena muestra el tipo de historias cercanas con las que cualquiera de nosotras podemos identificarnos.
En sus libros no hay guerreros escoceses ni damiselas en apuros, hay mujeres y hombres reales. de carne y hueso. Los personajes de Helena podrían ser tu hermana, tu vecina...o tú misma.
En este caso, Paula la protagonista de esta novela, se siente harta de luchar con unos hijos rebeldes y a veces tan insoportables que te entran ganas de darles un par de bofetadas por insolentes. Su exmarido, un auténtico cerdo en toda regla, tras abandonarla por una amante más joven y ser padre sólo para los caros regalos que hace a sus hijos, ha hecho de Paula alguien que ya no confía en los hombres y no se siente deseada.
Ha escondido el dolor por el abandono que sufrió, enmascarándolo con agotadoras jornadas laborales en la agencia que tiene con su compañera, para no echar de menos el amor sincero de un hombre... pero entonces llegará a su vida EL HOMBRE.
Sergio se encandila de Paula desde el primer momento, haciendo que descubra a alguien sincero, cabal, un amante maravilloso y que se preocupa por la mujer y no tanto por la madre que es Paula. Y desde luego es mas paciente que el santo Job porque no veáis los desprecios y malas contestaciones con que le obsequiarán los hijos de Paula.
Pero los malentendidos que surgen entre la pareja a causa de sus familias, los celos de Sergio ante su exmarido y el anhelo de ambos por estar juntos y que no quieren reconocer, evocan situaciones hermosas y emocionantes en la novela que te harán saltar las lágrimas en más de una ocasión.

Si de verdad queréis conocer personajes auténticos que os roben el corazón, no podéis dejar de leer Un punto y aparte.

1 comentario: